Jun 30
como adelgazar en una semana

Consejos para adelgazar en una semana

Son muchos los que se preguntan como adelgazar en una semana, cuántos kilos se pueden perder en el lapso de siete días y, en definitiva, cómo dar el primer paso hacia una alimentación equilibrada y una vida con hábitos saludables. La buena noticia es que es totalmente factible perder kilos en el lapso de una semana, bajar de peso, lucir una silueta más bella, y comenzar a adquirir rutinas favorables tanto para el cuerpo como para el espíritu. Las claves son la constancia, la disciplina y el real deseo de sentirse mejor.

Quienes procuran adelgazar en una semana deben saber que aquel será el primer y sustancial paso hacia una serie de hábitos saludables que habrá que sostener en el tiempo para alcanzar los resultados esperados. Por lo demás, también es fundamental tener presente que los cambios que se proyectan (nuevos modos de alimentación, práctica deportiva, etcétera) deben ser emprendidos con el asesoramiento de profesionales en estas materias: nutricionistas y especialistas como los deportólogos. Ellos sabrán adecuar el plan de salud según las características de cada persona.

En vista de lo dicho anteriormente, aquellos que se preguntan como adelgazar en una semana también deben tener presente que la pérdida de peso debe ser gradual y a su vez sostenida. Especialistas señalan que lo ideal es perder entre 0,5 kilogramos y 1 kilogramo cada siete días. Es posible que al iniciar una nueva rutina que incluya ejercicio físico y alimentación saludable, durante las primeras semanas la pérdida de peso sea superior a 1 kilogramo; no obstante, en las semanas que siguen se recomienda que la pérdida de peso sea sostenida y por debajo de aquel valor.

Naturalmente, una de las mejores formas de comenzar a perder peso es prestar atención a los hábitos de nutrición. Un buen primer paso en este terreno es decirle adiós al azúcar y optar por endulzantes como la stevia, una opción con gran aceptación en los últimos años. En este punto hay que decir que no se trata solamente del azúcar que agregamos por ejemplo a las infusiones: muchas comidas y bebidas incluyen este ingrediente, que es uno de los grandes responsables de las dietas fallidas. En este sentido, un excelente hábito es aprender a leer e interpretar las etiquetas nutricionales que se imprimen en los envoltorios de los alimentos que se venden en tiendas y supermercados. Por caso, si eres fan del chocolate, una buena idea es optar por la variante que no contiene azúcar.

Un hábito que rinde frutos y que puede comenzar a ser aplicado en esta primera semana de cambio de rutinas, es beber un vaso de agua antes de cada comida. Ello ayudará no sólo a mantenerse hidratado (algo fundamental) sino también a sentir mayor saciedad y, en tanto, a evitar comer en exceso durante el almuerzo o la cena. Otro tip interesante: utilizar platos pequeños. La experiencia muestra que los grandes platos son enemigos de la pérdida de peso.

Aún en el terreno de la nutrición, y como un paso para comenzar a perder peso en una semana, es cardinal tener presente que las calorías no llegan solamente por las comidas sino también a través de las bebidas. Lo mejor que se puede hacer es optar por el agua. Y si extrañas el sabor, puedes agregarle limón, menta u otras hierbas que sean de tu agrado. Al poco tiempo no querrás volver a probar una gaseosa. Finalmente, hay que notar que expertos en nutrición aconsejan no pasar hambre, no saltear ninguna comida del día (desayuno, almuerzo, merienda y cena), y cenar con anticipación del 2 o 3 horas al sueño nocturno.

Para comenzar a perder peso en una semana, la pata nutricional debe estar acompañada de actividad física. Lo ideal es comenzar con la práctica del deporte que sea de mayor agrado, aunque en este punto hay que decir que no todo se trata de deporte propiamente dicho. Para perder peso es importante alejarse del sedentarismo, un mal que aqueja a muchas personas en la actualidad. En este sentido, es bueno optar en ocasiones por subir las escaleras en vez de tomar el ascensor, realizar caminatas en vez de viajar en transporte, e incluso caminar por intervalos durante las horas de trabajo.

Tal como señalamos anteriormente, es fundamental que la práctica deportiva sea realizada con el asesoramiento de un profesional de la medicina, quien sabrá aconsejar cuál es la práctica más conveniente según las necesidades y características de cada persona, y su estado general de salud.

Por último, los expertos ofrecen un consejo no muchas veces relacionado a la pérdida de peso: ¡llevar buenos hábitos de sueño! Ocurre que el mal descanso se traduce en menor energía, y en tanto en un menor deseo de practicar deporte y un mayor deseo de comer.