Jun 30
te para adelgazar

Té y tisanas: Las mejores infusiones para perder esos kilos de más

No son solamente las abuelas las que apoyan la eficacia del te para adelgazar; también lo corroboran muchos nutricionistas y especialistas en alimentación saludable. Tanto el té verde, el té rojo, el té negro, y el té blanco poseen propiedades que colaboran en la pérdida de peso, y en este punto cabe preguntarse cuál de ellos es el más efectivo (o si una de las variedades es más efectiva que otra), y cómo hay que consumirlo para alcanzar los resultados deseados. Por otra parte, también veremos que ciertas tisanas también se postulan como aliadas para perder esos kilos de más.

En términos generales, y antes de avanzar, hay que señalar que uno de los beneficios principales del consumo de té es el carácter diurético (enemigo de la retención de líquidos) lo cual favorece a la pérdida de peso.

El té verde es, acaso, la variante que más aprobaciones se lleva a la hora de votar cuál es el mejor te para adelgazar, entre las diferentes opciones disponibles. En rigor, se incluye en muchas dietas y su ingesta es aconsejada por sus propiedades antioxidantes, a que colabora en el control del colesterol alto, por ser un comprobado quemador de grasas, y por ser depurativo, o sea, un aliado de la eliminación de las toxinas del cuerpo.

Por su parte, el rojo es también una de las variedades de té más elegida en dietas para perder peso. También es diurético, acelera el metabolismo, sirve para quemar grasas, y es depurativo, una virtud que va en favor de la desinflamación general. Además, el té rojo es una infusión que genera saciedad, lo cual se traduce en una buena noticia para cualquier persona que desea perder kilos.

El té negro es la variante más popular entre los amantes de esta infusión, aunque hay que decir que no es el más destacado a la hora de pensar en un té que ayude a perder peso. No obstante ostenta una serie de beneficios en este terreno, como su carácter diurético, antioxidante y depurativo. También genera saciedad y ayuda a no comer de más durante el almuerzo o la cena, con lo cual no es una mala noticia beber un poco de este té una hora antes de las comidas principales.

En todos los casos repasados, lo ideal es beber al menos tres tazas cada día. Ahora bien, quienes no son amantes de tomar té al estilo tradicional pueden optar por sumarse a los beneficios del té como adelgazante, consumiéndolo de otras formas. Por ejemplo, incluir el té en una receta, preparar bebidas frías o batidos, incluirlo en una sopa o al preparar una torta light, o tomarlo en comprimidos como suplemento. Las opciones son variadas, y en este sentido no hay excusas para no aprovechar los beneficios del té para adelgazar.

Como adelantamos, las tisanas también pueden resultar beneficiosas para alcanzar el objetivo. Más allá de la hoja de té tradicional, es posible preparar infusiones al hervir determinadas especias, plantas comestibles, o combinaciones de hierbas. Un buen ejemplo en este caso es lo que se conoce como té de perejil. Ocurre que este alimento ayuda a eliminar toxinas y depura el organismo.

Los volúmenes de medicina natural aconsejan el consumo de perejil como efectivo aliado en la pérdida de peso, aunque es sabido que usualmente no se consume en grandes cantidades sino como agregado en ciertas recetas, especialmente para aromatizar. El perejil contiene buenas cantidades de vitamina C, calcio, fósforo, hierro y azufre, siendo útil para fortalecer el sistema inmunológico y para combatir diversas afecciones.

Como adelgazante natural, pues posee propiedades diuréticas y ayuda a eliminar toxinas, se aconseja colocar unas 5 o 6 cucharadas de perejil fresco previamente picado en 1 litro de agua hervida, y ya retirado el recipiente del fuego dejar reposar durante una media hora. Finalmente es preciso colar la preparación, para así beber la infusión. Se puede consumir fría o caliente, siempre teniendo en cuenta que posee un alto poder diurético.

Es una buena noticia saber, además, que algunas variedades de té que provienen de la planta camellia sinensis, como el té rojo y el té verde, además de contar con propiedades adelgazantes ayudan a mantener la energía y la concentración. Es interesante tener en cuenta que puestos en una dieta para adelgazar, el consumo de té no tiene ninguna contraindicación, a menos que la persona tenga determinado rechazo por la teína.